≡ Menu




Una noche en el museo: sinopsis, actores, personajes, películas y más

Todas las noches en el fascinante Museo de Historia Nacional sucede un hecho que solo el cuidador Larry conoce. Aprende más de Una noche en el museo, una de las historias más divertidas del cine. También puedes leer sobre la historia y libros de Juego de Tronos.Una noche en el museo

Sinopsis

Un guardia de seguridad nocturno llamado Larry Daley descubre un hecho fascinante que sucede cada noche en el Museo de Historia Nacional. Observa cómo en una noche en el museo las exhibiciones empiezan a cobrar vida y moverse gracias a una antigua reliquia egipcia.

El protagonista vivirá momentos emocionantes junto a sus compañeros del museo mientras aprende más sobre hechos históricos y desvela el misterio detrás de la tabla mágica del faraón Ahmen Rah.

Una noche en el museo

Actores

El filme dirigido por Shawn Levy cuenta con un reparto de actores de gran renombre en la industria del cine en Hollywood, ampliando el abanico de personajes conforme realizaba más entregas de la serie.

Ben Stiller protagoniza las tres entregas de esta serie de películas interpretando al torpe pero carismático vigilante nocturno Larry Daley. Dicke Van Dyke, Mickey Rooney y Bill Cobbs interpretan a Cecil Fredericks, Gus y Reginald respectivamente.

Jake Cherry interpreta al jóven Nick Daley y el actor Ricky Gervais juega el papel del doctor McPhee, dueño del Museo de Historia Nacional.

Una noche en el museo

El filme cuenta también con las actuaciones de Owen Wilson, Steve Coogan, Rami Malek, Patrick Gallagher, Paul Rodd, Charlie Murphy, Carla Gugino, Rebel Wilson y Robin Williams, entre muchos otros más.

Robin Williams

El famoso actor Robin Williams interpreta en este filme al vigésimo sexto presidente de los Estados Unidos: Theodore Roosevelt. Este personaje será uno de los más emblemáticos de la entrega por sus valores de bondad y sabios consejos al desdichado Larry Daley.

Theodore Roosevelt acompaña en todas las aventuras al guardia nocturno y es uno de los protagonistas entre las exhibiciones que cobran vida durante una noche en el museo.

Una noche en el museo

Robin Williams destaca en esta trilogía no solo por su prolífica actuación, sino además por ser Una noche en el museo 3: El secreto del faraón la última película que realizó en vida antes de cometer un suicidio y arrancar a Hollywood uno de sus mejores actores, que se mantendrá vivo en el legado de sus películas y el recuerdo de sus seguidores.

Personajes

En la película además de contar con los personas corrientes como Larry, Nick, Cecil y sus amigos, el doctor McPhee o Rebecca y otros secundarios, destaca la presencia de personajes ilustres de la historia nacional de los Estados Unidos.

En los tres filmes podrás encontrar a personajes de la talla de Sir Lancelot, Albert Einstein, Amelia Earhart, Atila el Huno, Al Capone y hasta un cameo de Hugh Jackman, quien interpreta a Wolverine en la saga de superhéroes de los X-Men.

Una noche en el museo

Una noche en el museo

Esta película se centra en Larry Daley, un padre soltero con un hijo de once años llamado Nick que resiente un poco de su padre por creerlo incompetente. Desde su divorcio Larry ha enfrentado problemas personales y laborales en su vida que le han impedido desenvolverse socialmente.

Ya desde jóven tuvo la aspiración de ser inventor de objetos y artefactos. En avanzada edad desarrolla un artilugio que denomina como El Chasqueador, que consiste en una lámpara que puede encenderse con un simple chasquido de dedos.

El invento que Larry había ideado ya había sido creado mediante otro mecanismo similar reemplazando el chasquido por un aplauso. Su esposa Erica lo critica constantemente de ser un mal ejemplo para su hijo y ser sumamente incompetente en su vida.

Una noche en el museo

Mediante un contacto del colegio donde estudiaba, Larry encuentra una solicitud de trabajo en el Museo de Historia Nacional en Manhattan, Nueva York.

Se presenta entonces como vigilante de turno para cuidar una noche en el museo los objetos y exposiciones. El anterior guardia de seguridad nocturno cuyo nombre es Cecil decide contratar al desgraciado Larry Daley a pesar de su currículo poco fructífero y prometedor.

Debido a problemas financieros para el mantenimiento de toda la estructura del Museo Nacional de Historia, la directiva del museo había decidido reemplazar al guardia nocturno actual, Cecil, y a sus dos compañeros del área de trabajo: Gus y Reginald. El reemplazo sería por una sola persona para escatimar gastos.

Durante el recorrido de introducción y guía para cuidar el museo y saber de todo el funcionamiento y esfuerzo que requiere, el antiguo cuidador Cecil le aconseja fervientemente a Larry no dejar salir o entrar a nadie en su guardia durante una noche en el museo.

Una noche en el museo

Larry regresa a casa empleado en el Museo Nacional de Historia, con una oportunidad para progresar y demostrarle a su exesposa e hijo que era una persona que valía la pena y tenía mucho qué dar.

Llegada la tarde, Larry llega al portal del sitio de reliquias y obras de arte para pasar una noche en el museo como guardia de seguridad; en ese momento él no imaginaba los peligros y aventuras con las que se encontraría en una simple noche.

Caído el alba y llegada la noche, Cecil le da las llaves del museo explicándole cuáles debe usar para qué cosa. Un fuerte apretón de manos es lo último que Larry Daley recordaría de su amigo antes de comenzar su labor de vigilante en el museo de historia.

Llegada la hora de noche, el novel vigilante del museo comienza a observar que las exhibiciones del museo empiezan a moverse y tener vida propia. Ve así por ejemplo a un esqueleto monumental de un Tiranosaurio Rex que tiene comportamientos de un cachorro.

Una noche en el museo

Luego de varias rondas de una noche en el museo, Larry logra domar al gran esqueleto del dinosaurio y apoda Rexie. También observa a un travieso mono capuchino también frecuenta las vigilias del guardia para robarle siempre que puede las llaves.

Hay además de una maqueta miniatura de una civilización del lejano oeste que cobra vida y lucha con la maqueta vecina del Imperio Romano. Jedediah o Jedd, el líder de la tribu vaquera, y Octavius, el general del ejército romano tienen constantemente conflictos.

Destaca una gran estatua de la tribu maorí en la Isla de Pascua  llamada tontón fastidia a Larry por un chicle de mascar. No quedan de lado personajes ilustres de la talla de Atila el Huno y Teodoro Roosevelt, presidente de los Estados Unidos de América.

Roosevelt, de grandes modales, le explica a Larry que desde que un artilugio egipcio conocido como la tabla de oro del Faraón Akhmen Rah, que llegó al Museo de Historia en el año 1952, todos los objetos cobran vida propia durante una noche en el museo. Sin embargo, si un objeto sale a la luz solar se desvanece en polvo.

Una noche en el museo

Larry Daley le comenta a su amigo Cecil si sabía algo sobre todos los hecho extraños que le habían sucedido durante una noche en el museo. Él le confiesa que sí, y le recomienda que para ser un mejor guardia debería empezar a estudiar historia para estar mejor preparado en el futuro y ser un mejor guía.

Rebecca Hutman, una atractiva e intelectual trabajadora en el museo aconseja a Larry en su formación como guardia de seguridad nocturno del museo. Ella se encuentra allí para aprender más del tema mientras realiza una tesis acerca de Sakagawea, la nativa americana que condujo el primer viaje de exploración en sus tierras.

Una noche en el museo después, Larry obtiene mejor control de la situación que surge cada vez que cierra las puertas del museo y los objetos comienzan a moverse, pero crea un conflicto con Atila intentando hacerle un truco de magia. Además surge el caos cuando los animales escapan de sus celdas por culpa de Dexter el mono.

Cristóbal Colón, el famososo navegante genovés, le edvierte a Larry que el ruín mono capuchino ha dejado una ventana abierta por la que un neandertal sale corriendo. Cuando escapa del museo inmediatamente se convierte en cenizas y se esfuma.

Una noche en el museo

El director del Museo Nacional de Historia, el doctor Mcphee, se entera del incidente con el neandertal y ante su enojo con Larry por haber permitido la desintegración de una de sus exhibiciones lo quiere despedir. Nick, el pequeño hijo del desgraciado Larry, escuchó de casualidad la conversación entre el director y su padre.

Al día siguiente, Larry lleva a Nick Daley una noche en el museo para demostrarle cómo los objetos comenzaban a obtener vida por sí mismos; por desgracia de Larry, en esa ocasión no había pasado nada sobrenatural. Investigando se da cuenta que Gus, Cecil y Reginald habían robado la tabla para cobrar su jubilación.

Acude Larry al sarcófago de la momia Ahkmen Rah para recuperar su tabla. El ya experto cuidador nocturno del museo Larry lidera a las exhibiciones para colaborar juntas. Estas atrapan sin problema a Reginald y Gus, pero Cecil logra escapar rápidamente en su camioneta.

Nick y su padre junto a Ahkmen Rah, Octavius, Jedd y Atila van a Central Park y detienen al malévolo anciano Cecil y recuperan la tabla. Casualmente, Rebecca estaba de paseo y lleva a los personajes de vuelta al museo en un taxi. Larry llegados al lugar le presenta a Sakagawea para que le informara personalmente acerca de su tesis.

Una noche en el museo

Debido a todos los problemas que sucedieron pasada una noche en el museo, el doctor McPhee despide finalmente al pobre Larry. Los canales de noticias comentan los sucesos que acontecieron al ver repartidas por la ciudad a las exhibiciones del museo, como huellas de un dinosaurio en el metro o neandertales en las chimeneas.

Eso trajo como consecuencia mayor publicidad al Museo Nacional de Historia. Ante tales beneficios Mcphee decide dejar a Larry en su puesto y desde entonces se vuelve el cuidador nocturno oficial del museo. Al final de la película él apaga su linterna con el chasqueador, invento de su autoría.

Una noche en el museo 2: La batalla del Smithsoniano

El famoso y reconocido Larry Daley ha presentado la renuncia a su trabajo como cuidador de una noche en el Museo de Historia Nacional para dedicarse a la invención de artilugios que vende en su compañía personal. Puedes también conocer más sobre las aventuras de Cho Chang.

Luego de un tiempo decide dar una vuelta por el museo para darse cuenta que lo están remodelando y todas las exhibiciones serían reemplazadas por hologramas, trasladando a las figuras y objetos de valor al Museo Instituto Smithsoniano. Solo Roosevelt y la tabla del faraón Ahkmen Rah se quedaría allí.

Pasados algunos días Larry Daley intenta persuadir al doctor McPhee de no trasladar a las figuras, pero al no lograrlo son llevadas al famoso instituto Smithosoniano de ciencias y artes en la ciudad de Washington D. C.

Una noche en el museo

El anterior vigila nocturno recibe una llamada a su teléfono del vaquero Jedd, quien le informa que Dexter, el famoso mono capuchino, ha usurpado la tabla de Ahkmen Rah para llevarla consigo al museo.

El malvado faraón Kamun Rah, el hermano de Ahkmen Rah, se encuentra en Washington D. C. y desea obtener la tabla para llegar al inframundo desde un portal y liberar a su famoso y devastador ejército.

A partir de ese momento, Larry emprenderá un viaje a Washington para traer de vuelta a sus amigos reliquias del museo junto a la tabla dadora de vida de Ahkmen Rah. Llega justo a tiempo a una noche en el museo del Smithsoniano para ver cómo todos los objetos comienzan a moverse y desarrollar una vida propia.

Kamen Rah le impera a Larry que le dé la tabla de su hermano y este se la cede, pero le comenta que hay un artefacto de mucho más poder: el cubo Rubik. Larry Daley solo logra engañar al faraón para hacerse con la tabla y escapar junto a Amelia Earhart y el General Custer. Kamen Rah es atrapado por los tentáculos de un gigante pulpo pero sus soldados logran encerrar a Larry en un salón de arte.

Una noche en el museo

Napoleón Bonaparte, Iván el Terrible y Al Capone se unen a Kamun Rah para recuperar la tabla. Amelia, distraída por una atracción amorosa hacia Larry descuida la tabla y el faraón intenta abrir el portal del inframundo, pero una clave frustra su plan. El malvado egipcio asfixiaría a Jedd si no descifraban la clave de la tabla.

Larry y sus compañeron acuden a Roosevelt ante aquella aventura de una noche en el museo Smithsoniano. Amelia le aconseja al guardia Daley hablar con la escultura de El Pensador y a Einstein, teniendo un enfrentamiento con las tropas de Iván el Terrible.

El ilustre Larry y la aviadora Amelia logran descifrar la clave de la tabla, sin embargo Al Capone los descubre y le revela la clave a Kamen Rah quien logra liberar a su ejército del inframundo pero por suerte la monumental estatua de Abraham Lincoln ahuyenta a la horda egipcia.

A Larry se le ocurre la gran estrategia de hacer pelear entre sí a Iván el Terrible, Napoleón Bonaparte y Al Capone para ver quién es más terrible. Luego lucha contra Kamen Rah mientras Amelia apertura las fauces del inframundo. Es entonces cuando Larry pronuncia la célebre frase antes de acabar con el villano: “soy el guardia nocturno”.

Una noche en el museo

Ya pasados dos meses desde los eventos de una noche en el museo durante la famosa Batalla del Smithsoniano, Larry Daley decide vender su empresa y donar todo el dinero que había recaudado para donarlo al Museo de Historia Nacional con la condición de que todo siguiera como antes.

Theodore Roosevelt se convierte en el nuevo guía del museo, mientras que Atila el Huno trabaja como cuentacuentos para satisfacer la experiencia de los más pequeños durante su estadía en el museo. Ahkmen Rah le cuenta a la gente sobre la tabla que les da vida pero todos lo ignoran y nadie le cree.

El heróico Larry conoce a una mujer parecida físicamente a Amelia Earhart a la que invita a un recorrido. En el epílogo de la película se ve a un marinero desarmando el nada moderno teléfono de Larry; la madre del personaje lo llama “Joseph Motorola” y él le responde: “tiene algo importante”. Con eso concluye la segunda aventura de Larry en la segunda entrega de Una noche en el museo.

Una noche en el museo

Una noche en el museo 3: El secreto del faraón

Una noche en el museo

En Egipto, alrededor del año 1938, unos arqueólogos expertos en la materia se encontraban excavando tumbas buscando algún objeto de precisado valor. Un joven intrépido cae por un agujero y llega a un sitio lleno de mucha arena donde se encontraba la tabla del faraón Ahkmen Rah.

Pasando de nuevo al tiempo presente, el Museo de Historia Nacional realiza un evento de grandiosas proporciones, que cuenta con la supervisión del doctor McPhee y al experto cuidador de una noche en el museo: Larry Daley. Él reúne a todas sus exhibiciones favoritas como Roosevelt, Atila, Sacagawea, Rexy o el travieso Dexter.

Una noche en el museo

Paseando por los pasillos del museo Larry se encuentra con una escultura de un neandertal llamado Laaa que es exactamente igual a él, esculpido así a propósito de manera jocosa como un guiño del doctor McPhee hacia él.

El faraón del Antiguo Egipcio Ahkmen Rah ve con preocupación y desdicha el hecho de que la famosa tabla que da vida a los objetos del museo se está empezando a oxidar y corroer. Cuando las exposiciones se enteran del fatídico hecho comienzan a correr y gritar por todas partes causando un verdadero alboroto.

Como siempre, Larry logra arreglar la situación y tranquiliza a todas las exhibiciones del museo. Se dirige después a casa encontrándose con su hijo queriendo escaparse a una fiesta a la que hará un toque como DJ y le confiesa que no quiere ir a la universidad sino ser un disck jockey a tiempo completo.

Una noche en el museo

En esta película se verá cómo la relación entre Nick y su padre se irá tensando cada vez más pues ahora él es un adolescente y como cualquier chico de su edad causará grandes problemas y conflictos con su padre. Larry además intentará convencerlo de estudiar en una universidad por su bien y su futuro.

Buscando algunas respuestas a la interrogante que se planteó sobre la corrosión de la tabla, el cuidador de una noche en el museo encuentra una foto en sepia sobre la famosa expedición de 1938. Logra enterarse que aquel niño que cayó por la fosa del faraón no era nada más y nada menos que su amigo Cecil Fredericks.

Cecil se albergaba en un hostal de gente anciana junto a sus compañeros de trabajo como ex guardia nocturno: Reginald y Gus. Larry, muy preocupado, le comenta a Cecil lo que estaba pasando en el museo. No sabe qué hacer más que buscar a los padres del faraón Ahkmen Rah que están en el Museo Británico de Historia Natural.

El doctor Mcphee estaba a punto de ser despedido, pero antes de eso Larry Daley logra convencerle de viajar una noche en el Museo Británico de Historia Natural en compañía de Ahkmen Rah. Con una simple llamada al teléfono, Mcphee mueve contactos para que el viaje de su fiel amigo y compañero de trabajo se lleve a cabo.

Una noche en el museo

Nick viaja junto a su padre a Londres para visitar el Museo Británico y afianzar su relación entre padre e hijo, recordando ya el contexto bastante tenso por el que pasaban.

Ellos se reúnen con Tilly, una megalomaníaca y excéntrica guardia de seguridad con mucho carisma que piensa que ser guardia en Estados Unidos debe ser más divertido que en Londres y manifiesta el querer viajar a tierras del continente americano.

Al abrir la caja donde se encontraba el faraón, Laaa, Teddy, Sacagawea, Dexter, Atila, Jedd y el pequeño Octavio salen colados de la caja por querer unirse a la aventura junto a Larry Daley: el cuidador nocturno del museo.

La tabla por supuesto le da vida a las exhibiciones del museo y es así como Larry y sus amigos conocen a nuevos personajes como un esqueleto gigante de Triceratops, llamado cariñosamente como Trixie, el caballero de la Mesa Redonda Sir Lancelot, una estatua de la Hydra o una maqueta miniatura de la ciudad de Pompeya.

Una noche en el museo

El grupo encuentra los sarcófagos de los padres de la estirpe de Ahkmen Rah: Meren Kahre y Shepse Heret. El padre al principio muestra un poco de desconfianza pero les revela que la tabla fue un regalo que le hizo a su hijo pequeño cuando era apenas un bebé.

Mientras el farón Meren Kahre les revela que necesita de la luz lunar para funcionar, Lancelot desvela las intenciones macabras de usurpar la tabla para encontrar y conquistar a su amada Ginebra. Larry durante esos momentos agitados reflexiona sobre la relación con su hijo y la necesidad de abrir su mente a los intereses del chico.

Lancelot ha escapado con la tabla aun teatro cercano de la municipalidad donde están presentando una producción de Camelot protagonizada por el actor Hugh Jackman quien interpreta al Rey Arturo y a la actriz Alice Eve como Ginebra. Lancelot le insiste a Alice de unirse a él pero ella le dice que es solo una actriz.

Los compañeros de Larry acorralan a Lancelot en el techo de un edificio donde él toma una antorcha junto a la tabla. No obstante el poder mágico de la tabla egipcia desaparece de repente, haciendo que sus amigos se petrifiquen. Lancelot después de ser persuadido deja que la luna complete el grabado de la tabla para salvar el día.

Una noche en el museo

Después de aquella gran aventura en una noche en el museo, Larry decide devolver la tabla a los padres de Ahkmen Rah y le aconseja permanecer allí en el Museo Británico con su familia. Las demás exhibiciones del Museo de Historia Nacional deciden volver con Larry sabiendo que no tendrían el poder de la tabla.

Tres años después de los acontecimientos, el Museo Británico realiza una exposición de historia británica. La cuidadora nocturna Tilly va a la oficina del doctor Mcphee con una caja. Él ilustre señor le comenta a la chica que Larry se cargó con la culpa para que le devolvieran su trabajo mientras el era despedido.

Tillt saca de la caja de madera la tabla del faraón Ahkmen Rah, y con ella, todas las exposiciones comienzan a tomar vida. El doctor Mcphee asiente positivamente mientras las ve bailar de alegría y júbilo. Larry, que se encontraba dando un paseo por una noche en el museo observa la escena a lo lejos, y sonríe.

¿Cuál es el museo que aparece en la película?

El Museo de Historia Nacional se encuentra en Estados Unidos, en la ciudad de Mannhantan en Nueva York. El director Shawn Levy contó con la aprobación de la directiva del museo para rodar las películas en el lugar.

El filme le dió más notoriedad al museo permitiendo la grabación de la segunda y tercera entrega en los museos del Instituto Smithsoniano y el Museo Británico de Historia. Si te gusta la historia puedes leer sobre Severus Snape, un personaje fundamental en la trama del mago Harry Potter.

Una noche en el museo

Dejar Comentario