Avatar: The Last Airbender

En esta ocasión, hablaremos extendidamente de la adaptación a la pantalla grande dela película Avatar: The Last Airbender. Teniendo una opinión crítica acerca de cada aspecto no tan bueno y reconociendo efectivamente en donde flaqueo y porque es considerado un film que deja mucho que desear.

La adaptación a la pantalla grande de la reconocida serie animada Avatar: la leyenda de Aang a cargo de M. Night Shyamalan, tuvo una dudosa calidad y aceptación en taquilla. Y es que podríamos estar hablando de uno de los mayores fracasos del reconocido director de films como Glass o The Village. ¿Cómo sucedió? La respuesta a continuación enfocándonos en aspectos que son necesarios recalcar.

Sinopsis de “El último maestro del aire”

La historia transcurre en mundo mágico en donde predominan las artes marciales en conjunto con la manipulación de los cuatro elementos. En este caótico mundo existen cuatro tribus, cada una de ellas representada por un maestro de estos elementos: agua, fuego, tierra y aire.

Reinaba la paz y la armonía hasta que una de las tribus quiso alzarse por encima de las otras. Con la violencia como principal medio para la conquista, la paz parecía inalcanzable hasta que llegara un elegido quien pondría fin al caos: el avatar. Este ser que describen las leyendas estaría destinado a traer La Paz nuevamente por medio del control total de los cuatro elementos.

Esta película, da seguimiento a las aventuras de Aang, el elegido que salvará al mundo. Quién era el más joven y reciente sucesor de todos sus antecesores avatares, quienes poseían sus mismas capacidades. En esta travesía, Aang y sus amigos se encaminaron en una misión que tiene como objetivo salvar al mundo de las manos de la ambiciosa nación del fuego, quien busca liderazgo por sobre las otras naciones. En su viaje son constantemente atacados por el príncipe de la nación del fuego Zuko –quien busca capturar al avatar para acabar con la última amenaza y así recuperar su honor–.

Critica de la película The Last Airbender

Hace menos de 10 años M. Night Shyamalan, quien estuvo a cargo de dirigir la película, se había hecho de una reputación de dirigir películas únicas. Películas que tenían algo especial y diferente que al espectador le era imposible no quedar estupefacto y encantado. Sus historias tenían un toque espiritual que, casi al finalizar, ofrecían un giro de 180 grados que nos dejaban atónitos.

Un claro ejemplo de esto es “El Sexto Sentido”, una obra maestra que incluso entregaba enseñanzas que adoptar. Lamentablemente, esto parece quedar en el pasado cuando Shyamalan tomó las riendas de “Airbender, el último Guerrero“. Película a la que en está en esta ocasión analizaremos detenidamente siendo críticos.

Los acontecimientos transcurridos en los 103 minutos de duración que tiene The Last Airbender (titulo original en inglés), se desarrollan en un mundo donde rigen cuatro grandes naciones: fuego, agua, tierra y aire. Cada nación cuenta con guerreros llamados “Maestros”, quienes son capaces de ejercer control sobre cada uno de sus respectivos elementos.

Todas estas naciones convivían entre sí gracias al avatar, un maestro que ejerce control sobre todos los elementos. A lo largo de los años el, avatar se encargaba de mantener el equilibrio entre el mundo de los espíritus y el mortal. Pero todo esto cambio cuando el avatar dejo de cumplir su rol y desapareció. Dejando paso libre a la nación del fuego para extinguir a la nación del viento y encaminarse hacia las demás.

El objetivo de M. Night Shyamalan

A pesar de sus grandes éxitos de hace años, Airbender el ultimo guerrero no fue su más reciente mala creación. Y es que antes de este film, se encontraba “La joven del agua”, un film que tuvo grandes problemas de producción. A raíz de este fracaso, Shyamalan se propuso limpiar esa pequeña mancha de su carrera, algo que no podría conseguir en su nuevo intento.

La idea inicial era la de adaptar a la pantalla grande la primera temporada de la reconocida serie animada estadounidense. Lo cual implicaba representar los 20 capítulos del anime en 1 hora con 45 minutos que duraría la película.

El resultado ya lo conocemos todos, una aceptación de taquilla más baja que apenas logro recuperar lo invertido en la película: 390 millones de dólares por alrededor de los 190 del costo de producción. Si bien la recaudación fue tanta, no se compara al fracaso en taquilla de “La joven del agua”.

A pesar de que no fue un fracaso total, la crítica analítica ataco sin piedad los puntos flojos del film. Hasta el punto de olvidar su más reciente fracaso y señalar a Airbender; el ultimo guerrero como la peor película en la historia de Shyamalan. Analizando el film, nos damos cuenta rápidamente que la crítica no dista mucho de la realidad.

Si bien parte del fandom no lo considera una aberración como lo fue el inolvidable “Dragon Ball Evolution”, hay otros que sí.

No obstante, pese a todo lo dicho y no dicho, M. Night Shyamalan ha demostrado sus intenciones de concluir con la trilogía.

Un irrespeto para la obra original y un baldazo de agua fría para el fandom

Si bien como película independiente el film carece de muchas cosas además de mala dirección, el irrespeto a la obra original es lo más resaltante. Lo cierto es que la película da un resumen de un resumen de la leyenda de Aang. Se trata de una adaptación carente de fidelidad en espíritu y forma a la obra en la que se inspira.

Sus primeros fallos se empiezan a denotar desde que el film adaptaría a una serie animada conocida como Avatar. Una adaptación que no tendría nada nuevo que ofrecer al espectador, más allá de la emoción prematura de los fans.

La serie se emitió en señal abierta durante los años 2005-2008, abarcando tres temporadas en total. El Libro 1: Agua, Libro 2: Tierra y el Libro 3: Fuego fueron más que suficientes para iniciar y concluir una historia que apenas tenía defectos. Sucede lo mismo con la secuela directa La Leyenda de Korra, la historia en su totalidad ya fue contada.

Una adaptación a la pantalla grande no tendría grandes escenas que dejaran impactado al espectador. Incluso, pese a la emoción de los fans de la serie animada, la adaptación fue mal dirigida en cada aspecto posible. Causando en estos una decepción similar a la que causo Dragon Ball Evolution.

Además de la poca importancia que Shyamalan pareció prestarle a la obra, la adaptación de los personajes es también paupérrima. Y es que el director no busca adaptar la obra de Avatar incluyendo sus puntos fuertes y, aunque pocos, débiles por igual. En su lugar, en un acto egoísta y caprichoso decide solo tomar las partes que a él le parecen útiles. Dejando por fuera aquellas memorables partes que él cree no suman ni restan.

La historia de Avatar es un mundo de ficción en donde las etnias representan a cada una de las cuatro naciones. China como la nación de Fuego, japonesa como Tierra, tibetana como Aire e inuit como Agua. En su lugar, el director indio, sustituye a la etnia representante del Fuego con los suyos, indios.

Como si tal cambio en las bases de Avatar no fuera suficiente, a pesar de la sustitución étnica adapta las características chinas como: lenguaje, topónimos y arquitectura. Entonces, ¿Por qué hacer tal cambio para conservar las características de la etnia original? Porque, en una clara muestra de su propio ego narcisista, quiere ver su etnia reflejada en su facción preferida (Fuego).

Si quisiéramos profundizar más en lo irrespetuoso que fue Shyamalan con la obra original mencionaríamos lo que hizo a la facción del Agua o a Aang. Quien tenía ascendencia tibetana, pero en el film fue representado por un actor cuyas raíces eran nativas americanas. Pero eso sería escarbar demasiado profundo, ¿O quizá no?

¿Demasiados capítulos para tan poco tiempo?

La condensación de toda una temporada de 20 capítulos en 103 minutos de película no pudo ser peor en las manos de Shyamalan. Tiempo en el cual metió episodios de manera torpe y casi a ciegas como si no supiese cuanto tiempo tendría para ello. Junto todo lo bueno y resaltante que pudo encontrar en una película que tenía como objetivo dar a conocer una historia a medias.

Si se tiene conocimiento previo de Avatar: La Leyenda de Aang, el golpe quizás no pega con fuerza. Pero si no se tiene idea de la historia original, el sinsentido puede causar ganas de querer abandonarla sin terminarla.

Es como ver el resumen de un resumen de una historia que a través de los relatos ha perdido lo impactante de su historia.

Una mala adaptación para una obra que tenía para más

Más allá de la poca fidelidad y el mal planteamiento de la historia, el guion es, sino el mayor, uno de sus puntos más débiles. Y es que, a lo largo de los 103 minutos, el guion busca narrar más de lo que puede abarcar en tan poco tiempo.

No pudiendo explicar el argumento original a través de los diálogos por falta de tiempo, estos se vuelven forzados. Los diálogos introducidos de improvisto conducen a giros de guion que, a la larga, no explican casi nada. Sin el más mínimo sentido o motivo, los diálogos parecen tan solo contar detalles no explicados en entregas anteriores.

Las escenas de acción dejan mucho que desear pese al enorme presupuesto con el que se contó para la adaptación. Si el resto de puntos fuertes de Avatar no podía lucirse en la pantalla grande, es esperaba que el punto fuerte fueran las escenas de acción, pero ni eso pudo plasmar bien Shyamalan.

Las coreografías de combate de la serie animada parecían ser más detalladas en comparación con el producto final de Airbender. La carencia de elegancia de las coreografías en las escenas de peleas están un nivel más abajo que simple. Y a pesar de ello la película parece esforzarse en hacer grandes planos sin tener éxito, dejándolo tal como salga.

La sobreactuación en la interpretación de los personajes es algo más que se apila junto a las deficiencias de la película. Las emociones demostradas en las escenas parecen ser forzadas en fin de causar algún sentimiento en el espectador, cual sea que surja.

En cuanto al ámbito musical, el encargado James Newton Howard (quien trabaja a la par con Shyamalan) no destacó por nada. Las composiciones de las bandas sonoras van dirigidas a una historia que desborda momentos épicos. Algo que la adaptación precaria de Avatar a cargo del cineasta indio no logra conseguir en ningún momento.

Al no estar en conjunción con las escenas mostradas en la película, las composiciones musicales son un trabajo que no suma ni resta. Tan solo son trabajos sonoros que parecen tener similares notas con otras composiciones anteriores. Aunque, en parte, esto no es del todo la culpa de James.

La opinión de los creadores de Avatar, la leyenda de Aang

Los creadores de la obra original, Michael Dante DiMartino y Bryan Konietzko señalaron fingir ignorancia de la paupérrima adaptación. Afirmando a través de Reddit que fingían ignorancia total acerca del sinsentido y deficiente homenaje a su creación.

En resumen, Airbender; el ultimo guerrero es un film que deja una profunda insatisfacción. Todo ello en una película que no aportaba nada nuevo más que una historia mal adaptada que aún así pudo ofrecer más. A tal punto, que ambos autores de la obra original proponen a los fans de su historia adoptemos su posición al respecto: hacer caso omiso al film y hacer como si nunca hubiera sucedido nada de eso.

El último maestro del aire Tráiler

En el tráiler de “El último maestro del aire” vemos en un primer plano a Aang, el protagonista de esta aventura, quien hace maniobras con un báculo mientras demuestra el control del elemento aire dentro de un templo. Se cambia el enfoque de la cámara y vemos que al mismo tiempo innumerables naves acuden a la posición del Avatar Aang mientras lo atacan con grandes bolas de fuego.

https://www.youtube.com/watch?v=L4XK-cd7WqI

Ficha técnica

Año: 2010

Título original: The Last Airbender

País: EE.UU.

Duración: 103 minutos

Género: Aventura, Familiar, Fantasía

Estudios: Paramount Pictures

Dirección: M. Night Shyamalan

Producción: Frank Marshall, Sam Mercer, M. Night Shyamalan

Guion: M. Night Shyamalan (Serie de TV: Avatar, la leyenda de Aang, Michael Dante DiMartino, Bryan Konietzko)

Fotografía: Andrew Lesnie

Montaje: Conrad Buff IV

Música: James Newton Howard

Interpretación: Noah Ringer, Dev Patel, Jackson Rathbone, Nicola Peltz, Shaun Toub, Aasif Mandvi, Cliff Curtis, Jessica Andres, Seychelle Gabriel, Keong Sim

Fechas de estreno:

– España: 06 agosto 2010

– Estados Unidos: 01 Julio 2010

Deja un comentario!